La importancia de la banda sonora en nuestras producciones audiovisuales

Por Andrés Díaz Guerrero
diazguerrero@gmail.com

 

Es muy frecuente encontrar en los foros de videografos, en las convenciones y en las charlas de café que la preocupación mayor de los que nos dedicamos a las producciones audiovisuales es el equipo con el que se trabaja, siempre buscando obtener las mejores cámaras, estabilizadores o iluminación para tener una gran imagen y muy lejos queda el tema del audio.

Grandes productores de cine o de televisión como José Luis Tamez concuerdan con que el audio es el 50% de una producción de impacto y el otro 50% una gran imagen, basta con recordar que los primeros esfuerzos por mejorar el cine en sus inicios fue precisamente la incorporación del sonido, y aun cuando la tecnología no permitía que se incluyera una banda sonora se realizaron grandes piezas melódicas que se ejecutaban a la par de la proyección lo que ayudaba a tener un énfasis en cada una de las escenas. 

El mundo actual se basa en la cultura visual. Es el sentido predominante y la mayoría de la información que recibimos (90%) nos llega por la vista. Hay un libro “La galaxia Gutemberg” de Marshal McLuhan que habla del paso del mundo sonoro (transmisión oral) al mundo visual (escritura), y como todo esto influye en la evolución de la cultura hasta llegar a la actualidad.

La clave aquí es responder ¿qué es la música? (cada uno con su respuesta). ¿Es la música movimiento, es sonido en el tiempo, es sonido que nos rodea…? ¿Qué es la música? ¿Y cómo aplicarla de la mejor manera a nuestras producciones audiovisuales?
Hoy en día podemos saber qué película se está proyectando sin necesidad de verla, basta con escuchar las primeras notas de Star Wars, Tiburón, Indiana Jones, Superman entre muchísimas más, esto es por el gran impacto que genero en dichas películas el tener una banda sonora que la acompañara en cada instante y creara su “leitmotiv “ para cada personaje. 

No en vano los grandes estudios invierten millones de dólares precisamente en crear la música que distinguirá a las películas, por fortuna y bajando un poco más al mundo terrenal en el que dedicamos nuestras producciones tenemos muchas alternativas para tener música, original, de calidad y que pueda dar un gran énfasis a nuestras producciones y lo mejor de todo a un costo asequible.

De entrada doy por hecho que todos los que nos dedicamos a la producción audiovisual de manera profesional nos sabemos artistas y sabemos la importancia del respeto hacia nuestra obra por lo cual entendemos que es de igual manera importante respetar las obras de terceros como lo son en este caso las piezas musicales, por lo tanto es importante definir el presupuesto que se puede invertir en ese rubro ya que no es lo mismo usar un tema comercial de moda que es cantado por un artista conocido que un tema de una banda nueva que apenas comienza, y precisamente para evitar ese sufrimiento del pago de derechos de autor a través de las compañías disqueras es que contamos en la actualidades con paginas como Miusic Bed (www.musicbed.com) Bensound (www.bensound.com/) o Jamendo (www.jamendo.com) entre otras donde tendremos una gama impresionante de música ordenada por géneros, estilos, artistas, duración, BPM, etc. Lo que nos facilita enormemente el encontrar un tema original para nuestra producción y saber cuánto pagaremos por él.

Es importante cuando elegimos un tema musical saber la diferencia entre los 3 principales indicadores Copyright, Copyleft y Creative Commons. 
Lamentablemente es casi toda la música que escucharemos en la radio, la tv, el cine y hasta en los camiones, esta música la identificas por el distintivo de la C en un círculo.

COPYRIGHTEsto quiere decir que esta obra musical tiene un dueño tanto artista como disquera y que para poder usarla no basta con comprarla en itunes ya que la disquera tendrá todos los derechos sobre la pieza musical, en ocasiones creemos que si nuestras producciones serán vistas por poca gente podemos usarlas sin mayor consentimiento, aquí quisiera comentarles el caso de David Robin un gran cinematógrafo de bodas americano quien utilizo un tema precisamente con copyright y termino con una demanda cercana al millón de dólares .
Esta licencia y la licencia de Creative Commons guardan una similitud casi idéntica, esto se debe a que la licencia Copyleft es la “madre” de Creative Commons.

COPYLEFTSe representa mediante una c invertida dentro de un círculo y podría ser considerado lo opuesto al copyright. Las obras, en un principio, no tienen ningún límite, por lo tanto: se pueden modificar a una versión mejorada, se pueden compartir con otros usuarios y se puede copiar el contenido. Incluso partiendo desde la obra prima y haciéndole algunas mejoras esa obra Copyleft podría pasar a ser comercial.

CREATIVE-COMMONSEsta licencia está empezando a ser muy utilizada más que nada por productores independientes, pequeñas productoras y videografos de sociales. Es representada mediante dos c dentro de un círculo .
La diferencia entre el Copyleft y Creative Commons, es que en esta última el autor del tema decide la protección que le quiere dar a su obra. Esto es, hay diferentes tipos de licencia dentro de Creative Commons, pero hay una por defecto que se utiliza, y es que siempre hay que mencionar al autor de la obra.

 

 

Conociendo ahora las alternativas que tenemos para buscar la banda sonora de nuestra producción podemos garantizar su libre reproducción en medios digitales como Vimeo o Youtube sin el bloque al audio que se genera cuando no tenemos la licencia de uso de el tema musical, en concursos y exposiciones donde piden la carta de los derechos de uso de obras de terceros y por supuesto en el tema social donde podemos dejar de utilizar temas tan gastados como el de “Titanic” y darle a nuestros clientes verdadera música de calidad que los haga vivir su video sin tener que estar recordando escenas de otra película.

Comenta esta nota...

comentarios